marzo 12, 2011

CORONAS


"Inquieta se encuentra la cabeza
que lleva una corona"

William Shakespeare










De metal, de flores o de espinas; real, papal o de novia el simbolismo de la corona presenta varios aspectos.

Por ubicarse en la cima el cuerpo humano comparte con la cabeza su significado: señala la sede de la autoridad, de la inteligencia y del poder de quién la porta.

Destaca y eleva por encima del resto, marcando una diferencia y legitimándola al vincular al coronado con un estadio superior.

Une en el portador lo terrenal y lo celestial, lo humano y lo divino.









Por su forma circular, habla de perfección y de perdurabilidad; confiere dignidad, realeza e iluminación ya que, toda corona, remite de alguna manera a la corona solar.

Como símbolo de luz interior, la ostenta aquel que a conseguido alcanzar el grado supremo de elevación espiritual que lo acerca a la divinidad.









De significado complejo, pueden ser otorgadas como premio (corona del vencedor), distinción temporal por alguna hazaña (corona del héroe) o marcar la transición a una forma de vida diferente (corona de novia, de difuntos).

Mientras que las coronas de flores pueden considerarse símbolos de lo terrenal, de la vida despreocupada y alegre y de lo efímero; las de espinas se asocian a la penitencia, al castigo y al matirio, y también a la vida eterna y a la resurrección.




Algunas obras





William-Adolphe Bouguereau





Gaston Bussière





Alonso Cano





Frank Cadogan Cowper





El Greco





Edmund Blair Leighton





Bartolomé Esteban Murillo





Fernand Khnopff





Pietro Perugino





Sir Lawrence Alma-Tadema





Giovanni Battista Tiepolo





Franz Xaver Winterhalter



4 comentarios:

Miguel Emele dijo...

Para mí es más cómoda la gorra. Un gran beso, Diana.

PACO HIDALGO dijo...

Yo creo, por lo que dices, que muchos que han llevado u ostentado coronas, no la merecían, ¿a que no?. Ni tenían luz interior, ni habían alcanzado el éxito en la vida. Pero el mundo fue y sigue siendo injusto... De los lienzos que nos traes hoy sobre coronas, me quedo con la corona de espinas sobre Cristo de Murillo, aunque la de flores de Bouguereau también es mi debilidad.
Después de un tiempo si poder pasar por aquí (por falta de tiempo), es para mí un placer y un gusto poder hacerlo y saludarte, amiga. Besos.

DG dijo...

Hola Miguel!

Si, la gorra es más cómoda, pero creo que "tener coronita" proporciona algunos beneficios!!

Besos y gracias!
D.

DG dijo...

Hola Paco!

Coincido contigo. No todos los que han portado una corona la han merecido, ni los que la merecen la tienen... pero así es el Mundo!

Bonita tu elección. Las imágenes de Bouguereau siempre son bellas y difíciles dejar fuera, no?

También yo tengo poco tiempo, por eso agradezco mucho el momento que te tomas para venir a visitarme!

Un gran beso, Paco!