julio 17, 2007

CLEPSIDRA

Reloj de Arena



Símbolo del paso del tiempo, el reloj de arena, se asocia con lo transitorio, la fugacidad de la vida, y por lo tanto, la muerte.
Su representación es un "memento-mori", recordatorio de la hora o el tiempo de morir.

Es uno de los elementos que mejor refleja el constante fluir del tiempo. Del latín "clepsydra" y del griego "klepsydra" (hydra=agua; klepto=robo) alude al agua (aunque el término también abarca a los relojes de arena) y al concepto que, el segmento inferior, le "roba" al superior.

En el caso de la arena, que escurre hacia abajo, representa la atracción que ejerce la naturaleza o el mundo material; y también indica la oportunidad de invertir las relaciones entre el plano inferior y superior, volviendo al origen, repitiendo el tiempo y renaciendo.
Ambas secciones representan la secuencia de la vida y la muerte, el cielo y la tierra.


Detalle - Cementerio de la Recoleta (Foto : M.G.)


Con alas a los costados, simboliza la vida que se va, la caducidad y lo efímero de la existencia y al alado mensajero que vendrá en nuestra búsqueda.

Atributo del dios del tiempo, es la imágen del devenir cíclico, el "eterno retorno" de situaciones cósmicas que se repiten una y otra vez.


Aeon - La Personificación del Tiempo Eterno


También llamado "Chronus" en latín (Xpóvoç en griego), se lo suele confundir con el titán "Cronos" (Kpóvoç en griego), aquel hijo de Urano (a quién castró con una hoz), y padre de Zeus.
Las palabras "cronología", "crónica" y "cronómetro" tiene su origen en el "Chronos", deidad del Tiempo.

Representado, en antiguos mosaicos greco-romanos, como un hombre girando la Rueda del Zodíaco, su imágen más común es la de un anciano con alas y larga barba, portando una guadaña/hoz (con la que siega la vida) y una clepsidra alada, como símbolo del tiempo que huye inexorable, al tiempo que nos recuerda que "la última hora, mata".



Aeon o Chronos